Saltar al contenido

¿Dónde se colocan pendientes a un bebé?

Una vez que tengas decidido colocarle pendientes a tu bebé, lo siguiente que debe decidir es dónde realizar la perforación.

comprar pendientes bebe

Establecimientos que colocan pendientes a un bebé

Existen distintos establecimientos que colocan pendientes a los bebés. Cada uno tiene ventajas y desventajas. Aunque, en líneas generales, algunos son más confiables que otros.

A continuación, enumerados todos los sitios donde puedes acudir para colocarle pendientes a tu bebé.

Consultorio del pediatra

No todos los pediatras perforan las orejas, pero si el tuyo lo hace, no existe una opción mejor. Tendrás la garantía de que el entorno y las herramientas utilizadas estarán limpios y esterilizados.

Enfermeros

Existen enfermeros que ofrecen el servicio de colocar pendientes a los bebés, ya sea en clínicas o a domicilio. Es la segunda mejor opción, ya que se trata de profesionales sanitarios.

Farmacias

Numerosas farmacias ofrecen el servicio de perforar las orejas del bebé. Este trabajo es realizado por los mismos farmacéuticos o por técnicos de farmacia.

Si bien esta opción es mejor que otras, no es la mejor de todas, ya que los farmacéuticos no son pediatras ni enfermeros.

Joyerías

Muchas tiendas de joyería ofrecen perforaciones en las orejas, ya sea por una tarifa o gratis (si compras un par de aretes).

Puedes preguntar en la joyería donde vas a comprar los primeros pendientes de tu hija si también le hacen piercings. Si no lo hacen, es posible que puedan dirigirte a un lugar que sí lo hagan.

Salones de piercings y tatuajes

Si bien un salón de tatuajes y piercings puede parecer intimidante desde el exterior, una vez que estés dentro, es probable que encuentres un ambiente limpio y estéril que se parece al consultorio de un médico.

De todas formas, esta opción tiene las mismas desventajas que las dos anteriores: quienes realizan la perforación no son profesionales sanitarios y probablemente, no están acostumbrados a trabajar con bebés.

Centro comercial

Perforar las orejas de su hijo en una tienda de un centro comercial es una opción, pero lejos se encuentra de ser una opción recomendada.

Los quioscos de los centros comerciales a menudo usan pistolas perforadoras, que no son estériles, como las agujas.

Además, es posible que la persona que realice la perforación no tengan la suficiente capacitación y experiencia.

Conclusión

Es importante perforar las orejas del bebé en un lugar confiable y estéril.

Puede resultar difícil encontrar el lugar adecuado, ya que es una especialidad que no muchos tienen fuera de los médicos y pediatras.

De cualquier forma, es importante ir a un lugar que tenga buena reputación y muchas reseñas. También debe conocer sus políticas de saneamiento si es ajeno a su médico o pediatra.

Una vez que elijas el establecimiento donde realizarás la perforación, asegúrate que el técnico siga el protocolo de seguridad básico. Por ejemplo, que se haya lavado las manos o haya usado gel antibacteriano para manos, que se ponga guantes nuevos y que limpie los lóbulos de las orejas de tu hija con alcohol.

Cuidados posteriores a la perforación

Después de perforar las orejas de tu bebé, debes mantener las infecciones alejadas. Esto se logra manteniendo limpias las orejas y los aretes de tu hija.

Lávate las manos con un jabón suave y limpia la parte delantera y trasera de los pendientes dos veces al día con una bola de algodón o una almohadilla humedecida con un poco de alcohol isopropílico o solución limpiadora.

Permite que el agujero perforado mantenga su forma girando suavemente los aretes y deslizándolos hacia adelante y hacia atrás varias veces.

Asegúrate de que el pendiente no esté demasiado apretado. No le quites el primer par de aretes a tu bebé hasta que hayan pasado al menos seis semanas. De lo contrario, el agujero comenzará a cerrarse de inmediato.

Después de seis semanas, quita el par de aretes iniciales y reemplázalos por otro. Pero asegúrate de que tu hija use aretes continuamente durante seis meses para que los agujeros se vuelvan permanentes.